Cual Es La Importancia Del Tiempo Libre En La Recreacion?

Cual Es La Importancia Del Tiempo Libre En La Recreacion
La importancia del Ocio – Instituto Quirúrgico de Andalucía IQA ¿Cuándo ha sido la última vez que ha dedicado tiempo a despejar su mente, a relajarse y hacer cosas que le divierten? Puede que no lo recuerde, debido al ritmo de vida que llevamos. Cada día se tiene menos tiempo para disfrutar del ocio y de actividades que nos relajan.

Quizás nunca se ha parado a pensar por qué el ocio es importante. Aún estamos en período de vacaciones; si aún no ha disfrutado de alguna actividad que le relaje y le haga sentir bien, aún está a tiempo de hacerlo y podrá comprobarlo. Qué es el ocio Podríamos decir que el ocio es el período en el que se realizan actividades que no tienen que ver con el trabajo.

Estas actividades tienen como propósito quitar o disminuir el estrés y tener ocupada la mente en otras cosas que no sean las obligaciones, para así tomar conciencia de uno mismo. Este tiempo libre es el más propicio para desarrollar la creatividad, las actitudes y aptitudes personales, la comunicación auténtica y la relación personal.

  1. Por qué es importante el ocio Las actividades de ocio son importantes porque dan energía positiva a la persona, refrescan la mente y ayudan a largo plazo a mantener la salud y tener paz mental.
  2. Las investigaciones han demostrado que un poco de ocio diario reduce el riesgo de tener diabetes e hipertensión, mejora la salud física, mental y la calidad de vida.

Además, también se ha demostrado que participar en actividades de aventura tiene un efecto positivo en la vida de una persona. La aventura motiva, aumenta la confianza y mejora la autoestima, fundamental para sentimos bien con nosotros mismos. Aparte de ser una forma de ocupar el tiempo libre, las actividades recreativas sirven también para socializarse.

  • Son una forma de estar con los seres queridos y disfrutar, además de darnos la oportunidad de conocer gente nueva, crear nuevas amistades y de aprender cosas nuevas.
  • El ocio también nos acerca a la naturaleza, lo cual relaja el cuerpo y la mente.
  • Ejemplos de Actividades de ocio El ocio siempre debe ir encaminado a crear, no a consumir.

Hay dos formas de actividades de ocio que se pueden elegir: – Activas: son las que comprenden deportes o juegos al aire libre. – Pasivas: como por ejemplo hacer caminatas en la playa, en los parques o en plena naturaleza. Ambos tipos tienen sus ventajas: crean estados de ánimo positivos, aligeran el espíritu y ayudan a obtener paz mental.

Algunas personas prefieren viajar y hacer turismo a sitios hermosos, mientras que otros eligen dedicarse a sus hobbies como formas de recreación. Entre las actividades de ocio podemos diferenciar tres grandes áreas: 1.- Actividades Socioculturales: desarrollan la individualidad y también la relación con otras personas.

Podemos distinguir: – Talleres de manualidades: plastilina, escayola, madera, pintura y dibujo, costura – Juegos tradicionales: de mesa, de habilidad – Actividades de música y baile: conciertos, oír la radio, ir a bailar, tocar un instrumento – Ir al teatro, cine – Viajar, realizar visitas guiadas a lugares típicos – Estar con la familia, salir con los amigos, ir de compras – Leer libros, revistas, escribir – Asistir a actos culturales: conferencias, exposiciones – Ocio digital: ordenador, internet etc 2.- Actividades al Aire Libre: para sensibilizar con el entorno, tanto si es municipio como con la naturaleza.

Entre estas actividades podemos encontrar: – Ir de excursión, pasear, salir al campo y a la montaña – La jardinería – La fotografía y el vídeo – Hacer gimnasia – Ir a la piscina – Ir de acampada 3.- Deportes: para desarrollar las aptitudes físicas y motoras, según edad, indicaciones y preferencias – Deportes de cancha y balón: fútbol, baloncesto, tenis – Deportes alternativos: bádminton, palas, frisbee, monopatín, bicicleta – Deportes de montaña: escalada, senderismo, trail, ciclismo – Deportes tradicionales: petanca, canicas, comba, trompoDebe saber que cualquier actividad que elija es válida, lo importante es hacer del ocio una parte indispensable del agitado ritmo de nuestras vidas y elegir aquellas actividades que se adapten a su edad, intereses, aptitudes y preferencias. * Artículo escrito por Laura Reyes.

: La importancia del Ocio – Instituto Quirúrgico de Andalucía IQA

¿Cuál es la importancia del tiempo libre?

Seguimos trabajando por la una sociedad que aprecie la importancia de la salud mental –

  • Como ves, el ocio y el tiempo libre son muy necesarios para aumentar nuestra felicidad y, por consiguiente, para lograr mantener una buena salud mental.
  • Disfrutar de lo que nos gusta y apasiona, divertirnos con los demás, son elementos importantísimos para la correcta evolución de una sociedad sana.
  • Por eso, desde la Red Sanamente, seguimos trabajando día tras día en todos los aspectos que ayudan a mejorar a las personas.

: LA IMPORTANCIA DEL OCIO Y EL TIEMPO LIBRE PARA LA SALUD MENTAL

¿Cómo se relaciona la recreacion con el tiempo libre?

El tiempo libre, el ocio y la recreación y sus perspectivas epistemológicas Abordar aspectos relacionados con el tiempo libre, el ocio y la recreación en la actualidad no resulta tarea fácil, el mayor problema, a criterio de este autor, radica en el hecho de que se usen indistintamente y muchas veces como sinónimos (tiempo libre igual al ocio, ocio igual a la recreación), aspecto estos que conduce a un análisis y la toma de posición sobre una base dialéctico-materialista.

  • El tiempo libre
  • En la literatura contemporánea el tema del tiempo libre es muy polémico, son diversas las concepciones existentes en torno al mismo, si se tiene en cuenta que algunos autores consideran que tiene tantas interpretaciones como investigadores han incursionado en él.
  • A partir de la segunda mitad del siglo XIX y fundamentalmente durante el siglo XX se desarrollaron dos grandes tendencias diametralmente opuestas en el análisis del fenómeno del tiempo libre a las que se pueden denominar burguesa y marxista.
  • La concepción burguesa preconiza una supuesta civilización del ocio, dentro de la cual los sujetos sociales son concebidos como consumidores de la industria cultural capitalista; mientras que la tendencia marxista concibe el tiempo libre como un elemento de trascendental importancia en la formación integral de la personalidad.
  • A pesar de estar influenciadas por diferentes corrientes epistemológicas que hacen bastante heterogéneas las posiciones burguesas respecto al tiempo libre, es posible constatar algunos elementos en las obras de sus máximos exponente como Veblen (1899), Lynd (1929), Mead (1957), Rosenberg y White (1957), Larrabe y Meyersohn (1958), que por su generalidad caracterizan a esta tendencia.
  • Hernández Mendo (2000) considera los siguientes:
  1. Subjetivismo: se concibe el tiempo libre como la vivencia de un estado subjetivo de libertad.
  2. Individualismo: se considera que el tiempo libre pertenece a una esfera diferente a lo colectivo, porque no depende de los demás, sino que es individual.
  3. Liberalismo: se destaca que el tiempo libre es privado por lo que la sociedad no puede determinar su empleo personal.
  1. En síntesis, afirma Hernández Mendo (2000) “En la concepción burguesa se observa una triple actitud: subjetiva en lo psicológico, individualista en lo sociológico y liberal en lo político”.
  2. Esta concepción presenta al tiempo libre como opuesto al trabajo, sin relacionarlo con las condiciones socio-económicas que posibilitan su disponibilidad y uso de acuerdo al nivel de las necesidades en cada sociedad concreta, ocultando con ello su carácter clasista, insiste en la “espontaneidad” y “naturalidad” del tiempo libre para ocultar las condiciones socioculturales de este fenómeno, favoreciendo un empleo del tiempo libre individualista, el cual fortalece la alineación de la personalidad y solo sirve a los intereses de la industria cultural del capitalismo.
  3. Al respecto Rodríguez (1982), considera que: “El trabajo visto como un objeto extraño y el tiempo extralaboral como industria del ocio para el burgués, hacen que en el capitalismo el presupuesto de tiempo carezca, en todos los aspectos, de su contenido como formador del hombre, de sus capacidades, de sus potencialidades, como elemento fundamental del desarrollo social, se le concibe como una cuestión esencialmente individual, encaminada a la búsqueda del modo de vida capitalista”.

La concepción marxista del tiempo libre tiene su iniciador en Marx, a diferencia de la burguesa presenta una cierta unidad de criterio. Desde la perspectiva marxista el tiempo libre es una parte específica del tiempo de la sociedad, por tanto no es contrapuesto al tiempo laboral, sino que existe una fusión entre ambos, concibiéndose el empleo del tiempo libre como un elemento de gran importancia en la formación integral de la personalidad.

Se insiste como en que el tiempo libre no es solo ocio y placeres, sino que además, en ese espacio de tiempo el descanso activo debe ocupar una parte importante, durante el cual el hombre pueda dedicarse a realizar actividades de interés social y en su propia formación. El autor del presente trabajo, considera que el tiempo libre no puede verse aislado del tiempo social, este estructurado según Rolando Zamora y Maritza García (1988), en tiempo de trabajo: tiempo de trabajo necesario y tiempo de trabajo adicional, y tiempo extralaboral: tiempo de ocupaciones necesarias y tiempo libre, y que como parte de este está estrechamente relacionado con la actividad laboral y ambos se complementan.

Se coincide con Aldo Pérez (2003), con que el tiempo disponible socialmente determinado para la realización de actividades recreativas, no es tiempo de recreación, no es tiempo libre, sino cuando se dan ciertas condiciones socioeconómicas que posibilitan satisfacer en un nivel básico, las necesidades humanas vitales que corresponde a la sociedad específica.

  • Al ocio desde su propio surgimiento le fue asignado un doble significado al ser considerado como tiempo contrario al trabajo y como actividad de ese tiempo libre de obligaciones, esto ha provocado que a través de su historia haya tenido múltiples interpretaciones, muchas de ellas contrapuestas.
  • En su análisis se encuentran tres tendencias fundamentales, al ser abordado como tiempo, como actividad o como experiencia.
  • Entre los principales exponentes de la primera aparecen autores como Rodríguez y Zambrana (1987), Clawson, citada por Aguilar (2000) y Hernández (2000).
  • “Entendemos al ocio como parte del tiempo libre de las personas”. (Rodríguez y Zambrana, 1987).
  • “El ocio es un período de tiempo”. (Clawson citada por Aguilar, 2000).
  • Hernández (2000) entre otras apreciaciones sobre el ocio dice que “podemos considerarlo como medida de tiempo y equivale en realidad al tiempo libre”.
See also:  Que Es Recreacion Para Adultos Mayores?

En los que se inclinan por definirlo como actividad tienen a Dumazedier (1964), sociólogo por excelencia, a uno de sus principales representantes, además de autores como López (1982) citado por Torres (1999).

  • “El ocio es un conjunto de ocupaciones a las que el individuo puede entregarse de manera totalmente voluntaria, sea para descansar, sea para desarrollar su información o su formación desinteresada, su participación social voluntaria, tras haberse liberado de sus obligaciones profesionales, familiares y sociales”. (Dumazedier, 1964).
  • “El ocio es toda actividad formativa realizada dentro del tiempo libre”. (López, 1982 citado por Torres, 1999).

Definir el ocio como experiencia es una tendencia aparecida a través de autores como Trilla (1989) y Cuenca (1999).

  • “El ocio se conforma como una actitud, un comportamiento, algo que tiene lugar durante el tiempo libre y que no importa tanto lo que se haga sino el como se haga, el ocio, independientemente de la actividad concreta de que se trate, es una forma de utilizar el tiempo libre mediante una ocupación libremente elegida y realizada cuyo mismo desarrollo resulta satisfactorio o placentero para el individuo”. (Trilla, 1989)
  • “Entendemos el ocio como una percepción personal, un modo de ser y estar, influido por diversos factores como la edad, el contexto socioeducativo, cultural, económico y familiar. Como una actitud de búsqueda de valores, relaciones y vivencias. Como un espacio formativo básico para el desarrollo personal y un área específica de la experiencia humana, con sus beneficios propios: autonomía, libertad de elección y realización, creatividad, satisfacción, disfrute y motivación intrínseca en su desarrollo”. (Cuenca, 1999).

Asumiendo el planteamiento de Marx de que “el tiempo libre presenta en sí mismo, tanto el ocio como el tiempo para una actividad más elevada”. Se coincide con aquellos que consideran que el ocio es un período de tiempo, pero se discrepa con los que afirman que es sinónimo del tiempo libre.

  1. A partir de los elementos anteriores se entiende que el ocio es parte del tiempo libre de las personas y se considera que durante el tiempo libre que se dedica al ocio, es cuando los sujetos cubren la necesidad de reposición de las energías gastadas en el proceso productivo, basado fundamentalmente en descansos y entretenimientos pasivos.
  2. La recreación
  3. La palabra recreación es escuchada hoy en muchas partes y su amplia variedad de contenido trae consigo que cada cual la identifique desde diversos ángulos sobre la base de la multiplicidad de formas e intereses.

La recreación es un concepto que evoluciona en torno al tiempo libre y al ocio, y como los anteriores es objeto también de numerosas interpretaciones y definiciones. Las tendencias fundamentales en la conceptualización de la recreación son las que están dirigidas a verla como actividad o como experiencia, sin negar la existencia de otras concepciones.

  • “La recreación es todo tipo de actividades realizadas dentro del ocio o tiempo libre, no sujetas a normas o intereses laborales, con carácter voluntario y amateur y capaces de desarrollar la personalidad y de ofrecer al hombre una plataforma desde la cual pueda compensar las carencias y déficit surgidos en el resto de ámbitos y momentos de su existencia”. (Pastor, 1979)
  • Neumeyer considera que “la recreación requiere ser cualquier actividad que se lleve a acabo durante el ocio, ya sea individual o colectivamente, que es libre y placentera y que no se requiere de otro beneficio mas allá que el de haber participado en ella”. (Neumeyer citado por Lupe Aguilar, 2000)
  • Fabián Vilas considera que la recreación se constituye desde dos aspectos, uno antropológico y el otro el institucional. Desde el punto de vista antropológico define a la recreación como “el conjunto de actividades y/o acciones que tienen como objetivo el desarrollo pleno del sujeto en su contexto social y en el marco de su libertad para elegir. Y que están atravesadas por un sentimiento de placer y renovación permanente”. (Fabián Vilas, 2002)

Los que la consideran como experiencia están representados, entre otros, por Kelly (1984), Lezama (2000) y Cuenca (2004).

  • “La recreación es vista más desde la experiencia que desde la actividad y tiene la ventaja de mostrar los aspectos no evidentes y los variados significados que un sujeto puede encontrar en una diversidad de actividades”. (Kelly, 1984)
  • “La recreación es un estado de conciencia en el que predominan los sentimientos de placer, bienestar y satisfacción fluctuando en diversos niveles de intensidad y que ocurren en el tiempo libre como resultado de experiencias y actividades de tipo lúdico, físico y estético a las que se conoce como actividades recreativas”. (Lezama, 2000).
  • “La recreación debiera ser, una vivencia integral relacionada con el sentido de la vida y los valores de cada uno y coherente con ellos, una experiencia de re-creación, que crea ámbitos de encuentro o desencuentro, se diferencia de otros tipos de ocio por su potencialidad para llevar a cabo encuentros creativos que originen desarrollo personal”. (Cuenca, 2004).

Se coincide con Fabián Vilas (2002) en que la recreación en la actualidad se constituye desde dos aspectos, uno el antropológico y el otro el institucional. Como plantea Vilas la recreación desde una visión antropológica es un fenómeno que permite el acceso a nuestro patrimonio cultural común.

  • A esta se puede situar como una toma de posición que facilita esa necesidad de encuentro, diversión, placer y libertad.
  • Desde esta perspectiva se asume la concepción de este autor cuando desde el punto de vista antropológico define a la recreación como: “El conjunto de actividades y/o acciones que tienen como objetivo el desarrollo pleno del sujeto en su contexto social y en el marco de su libertad para elegir.

Y que están atravesadas por un sentimiento de placer y renovación permanente”,

  • El aspecto institucional está dado por las formas institucionalizadas de recreación, a la que se puede denominar: “Recreación Organizada” (Vilas, 2002), “Recreación Dirigida” (Mesa, 2001) o “Recreación Educativa” (Waichman, 1998).
  • Desde esta perspectiva la recreación se convierte en un modelo de intervención socioeducativo donde la actividad recreativa se desarrolla a través de procesos, teniendo lo educativo como rasgo característico y donde los recreadores y animadores juegan un papel trascendental como facilitadores de este proceso.
  • En este sentido se asume la concepción aportada por Waichman (1993), quien considera que: “Desde la visión pedagógica – no didáctica – y desde el sistema educativo – no desde el punto de vista individual o personal – podemos definir la recreación como educación en y del (o para) el tiempo libre”,

Con el análisis realizado en relación con los conceptos de tiempo libre, ocio y recreación, ha quedado claro que aunque estos están muy relacionados entre sí, existen rasgos muy particulares a cada uno de ellos, que hacen imposible considerarlos como sinónimos, en cualquiera de las variantes que en la actualidad subyacen: entender al tiempo libre igual al ocio o al ocio igual a la recreación.

  • Aguilar, L. (2000). La recreación como perfil profesional. Disponible en: http://www.redcreacion.org/relareti/documentos/perfiles_profesionales.html.
  • Cuenca, M. (1999). Ocio y Formación. Hacia la equiparación de oportunidades mediante la Educación de ocio, Bilbao, Universidad de Deusto.
  • _. (2004). Pedagogía del ocio: modelos y propuestas. Bilbao, Universidad de Deusto.
  • Dumazedier, J. (1964). Hacia una civilización del ocio, Barcelona. Estela.
  • Hernández, A. (2000). Acerca del ocio, del tiempo libre y de la animación sociocultural. EFDeportes.com, Revista Digital. Buenos Aires, Nº 23.
  • Mateo, J.L. (2009). Programa recreativo para contribuir a la formación de una cultura de empleo racional y sano del tiempo libre en los estudiantes de Cultura Física, Tesis de maestría. UCCFD, FCF Holguín. Cuba.
  • _. (2012). La formación de competencias profesionales para la educación del tiempo libre en los estudiantes universitarios de Cultura Física. Tesis de doctorado. UCCFD, FCF Holguín 2013. Cuba.
  • Mesa, G. (2001). La recreación como proceso educativo, Disponible en: http://www.redcreacion.org/documentoscongreso5GMesa.htm.
  • Pérez, A. (2003). Recreación: fundamentos teóricos metodológicos. En CD Universalización de la Cultura Física, Cuba.
  • Rodríguez, E. y otros (I982). Tiempo Libre y personalidad. Editorial Ciencias Sociales, La Habana.
  • Torres, J. (1999). La actividad física y su vinculación a la ocupación constructiva del ocio y el tiempo libre en los ciudadanos/as del siglo XXI. Deporte Andaluz No 37, 44-56. Andaluz, España.
  • Veblen, T. (1899). The theory of the leisure class (2ª Edic.1953). Nueva York: New American Library.
  • Vilas F. (2002). Conferencia central 5º encuentro internacional de tiempo libre y recreación. Disponible en: http://www.redcreacion.org/relareti/documentos/ fvilas.html.
  • Waichman, P. (1993). Tiempo libre y recreación, un desafío pedagógico. Ediciones PW, Buenos Aires, Argentina.
  • Weber, E. (1969). El problema del tiempo libre. Editorial Nacional, Madrid.
  • Zamora, R. y García M. (1988). Sociología del tiempo libre y consumo de la población. La Habana, Editorial Ciencias Sociales.

: El tiempo libre, el ocio y la recreación y sus perspectivas epistemológicas

¿Qué es el tiempo libre y cuál es su objetivo?

El tiempo libre es un conjunto de actividades que el individuo realiza para descansar, divertirse, desarrollar su participación social, voluntaria o libre, una vez que se ha liberado de sus obligaciones profesionales, familiares y sociales.

¿Qué es la recreación libre?

La recreación al aire libre o la actividad al aire libre se refiere a las actividades de ocio dedicadas al aire libre, a menudo en entornos naturales o seminaturales fuera de la ciudad.

¿Qué es recreacion y tiempo libre en educación física?

Actividad física de tiempo libre en un país mediterráneo del sur de Europa: adherencia a las recomendaciones y factores asociados | Revista Española de Cardiología INTRODUCCIÓN La actividad física forma parte de las recomendaciones y guías de salud por los beneficios que produce.

  • Reduce la mortalidad por todas las causas 1,2 y el riesgo de numerosas enfermedades, como las cardiovasculares 3, algunos tipos de cáncer 4, diabetes mellitus, hipertensión, obesidad y depresión 5,6,
  • Muchos organismos de salud han elaborado recomendaciones de actividad física.
  • Dichas recomendaciones varían según intensidad, frecuencia y duración de la actividad física, dependiendo del objetivo establecido: promoción de salud, prevención cardiovascular primaria o secundaria, rehabilitación, control del peso, etc.5,
See also:  Que Es El Deporte Educacion Fisica Y Recreacion?

De todas las propuestas, y desde una perspectiva de salud general, la recomendación de los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) y el American College of Sports Medicine (ACSM) realizada en 1995 en Estados Unidos probablemente sea la más conocida 7 : todos los adultos deberían acumular al menos 30 min de actividades físicas de moderada o mayor intensidad, preferiblemente todos los días de la semana.

  • Se ha establecido en 5 días/semana el punto de corte para la elaboración de indicadores.
  • Otros países 8-10 y la Organización Mundial de la Salud (OMS) 11 adoptaron recomendaciones similares.
  • Recientemente, y a partir de nuevas evidencias científicas, el ACSM y la American Heart Association (AHA) han adaptado estas recomendaciones combinando la duración, la frecuencia y la intensidad de la actividad: «los adultos de 18 a 65 años deberían llevar a cabo actividades de intensidad moderada un mínimo de 30 min 5 días a la semana o realizar actividades físicas de intensidad vigorosa un mínimo de 20 min 3 días a la semana, o una combinación de ambas» 12,

La actividad física en tiempo libre (AFTL) es el ejercicio, el deporte o la recreación que no están relacionados con actividades que forman parte del trabajo habitual, tareas del hogar o transporte 5, El alcance de las recomendaciones es más factible en este contexto de ocio, ya que la AFTL permite establecer una regularidad y rutina en su realización.

Este estudio compara la AFTL de los adultos de la Comunidad de Madrid con la recomendada por ACSM/AHA e identifica los factores asociados al seguimiento de dicha recomendación. MÉTODOS Diseño y población de estudio

Estudio transversal en los años 2000 a 2005 como parte del Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo para Enfermedades No Transmisibles (SIVFRENT) de la región de Madrid, que registra de forma continua los hábitos de salud y las prácticas preventivas en la población adulta no institucionalizada de 18 a 64 años de edad 14, Cada año se seleccionó a unas 2.000 personas entre los hogares con línea telefónica fija de la región (el 94,8% del total de hogares) 15, mediante un muestreo estratificado proporcional a la estructura poblacional según sexo, edad y área geográfica, seleccionando una persona por hogar. Se realizaron 12.037 entrevistas telefónicas asistidas por ordenador (sistema CATI), durante 1 semana cada mes, exceptuando el mes de agosto. Variables de estudio La AFTL se midió mediante un recuerdo estructurado sobre las últimas 2 semanas de diversas actividades físicas: caminar (ritmo ligero e intenso, excluyendo desplazamientos al lugar de trabajo), correr, bicicleta (ritmo ligero e intenso), natación (ritmo ligero e intenso), tenis, frontón, squash, paddle, otros deportes de pala o raqueta, fútbol, baloncesto, balonmano, otros deportes de balón, esquí, artes marciales, aerobic/gym-jazz -danza, pesas/gimnasia con aparatos, gimnasia de mantenimiento, así como un apartado de «otros» para actividades no incluidas anteriormente. Se recogió la frecuencia y duración de cada una de estas actividades. La metodología es similar a la utilizada en cuestionarios validados para España 16, A partir del tipo de actividad, la frecuencia y la duración de la sesión, se calcularon los equivalentes del gasto metabólico basal (MET) utilizando como referencia la propuesta de Ainsworth et al 17, Un MET equivale a 1 kcal/kg de peso corporal/h y a un consumo de 3,5 ml de oxígeno/kg de peso corporal/min. Se estimó el consumo de MET-h/semana multiplicando los MET de cada AFTL por su duración (en minutos) y frecuencia acumulada las 2 semanas previas a la entrevista, y se dividió por 60 y por 2 para obtener el acumulado a 1 h semanal. Después se clasificó para el total de AFTL y para la de intensidad ligera ( 6 MET). Para comparar el grado de adecuación a las recomendaciones del ACSM/AHA 12, se elaboró un indicador que incluía las actividades moderadas o vigorosas realizadas en sesiones de al menos 10 min de duración. Se consideró que cumplían las recomendaciones si la AFTL de intensidad al menos moderada era ≥ 150 min/semana o si la AFTL vigorosa era ≥ 60 min/semana. Se clasificó a los encuestados en tres categorías: inactivos cuando no hicieron ninguna actividad física, activos pero que no cumplían las recomendaciones y los que sí las cumplían. Se recogió también información de la actividad física laboral: permanecer sentado la mayor parte de la jornada laboral (no activos); estar de pie la mayor parte del tiempo (activos de intensidad baja); realizar trabajos manuales con cargas ligeras (activos de intensidad moderada), y realizar trabajos manuales con cargas pesadas (activos de intensidad alta) 18,19, Se analizaron además otras variables: sexo, edad (nueve categorías); nivel de estudios (menos de primarios, secundarios de primer grado, secundarios de segundo grado y universitarios); índice de masa corporal (IMC), calculado como peso en kg / cuadrado de la talla en metros, a partir de la información declarada por el sujeto de peso y estatura. Se clasificó a los sujetos en bajo peso (IMC < 18,5), normopeso (IMC 18,5-24,9), sobrepeso de grado I (IMC 25-26,9), sobrepeso de grado II (IMC 27-29,9) y obesidad (IMC ≥ 30). Análisis de los datos Se calcularon medias ± desviaciones estándar, así como los percentiles 25, 50 y 75 de los MET-h/ semana consumidos por la AFTL. A pesar de la asimetría positiva de esta variable, se usaron las medias para facilitar la comparación con otros estudios. Los resultados de las variables cuantitativas se compararon con el test de la U de Mann-Withney (para la variable sexo) y el test de Kruskal-Wallis (para las variables edad, nivel de estudios, IMC y actividad física laboral) y los de las cualitativas, con la prueba de la χ 2, Por último, se identificaron los factores asociados al seguimiento de las recomendaciones de AFTL. Para ello, se utilizaron modelos de regresión logística calculando odds ratios (OR) de prevalencia, ajustando por sexo, edad, nivel de estudios, IMC y actividad física laboral. La significación estadística se estableció en p < 0,05. Los análisis estadísticos se realizaron con Stata v.9 (StataCorp., College Station, 2005). RESULTADOS El porcentaje de respuesta (entrevistas completas respecto al total de entrevistas completas, incompletas y no realizadas) fue del 65,3%. La muestra estudiada fue similar en estructura de edad y sexo respecto a la población de 18 a 64 años de la región de Madrid 20, La tabla 1 muestra la distribución de la AFTL en MET-h/semana. El gasto metabólico medio fue de 17,3 MET-h/semana, superior en varones (20,8) que en mujeres (14) (p < 0,001). Respecto a la edad, se observó una relación no lineal, con un máximo consumo de energía en la población más joven, que disminuyó en las edades medias y se incrementó en las personas de 60-64 años (p < 0,001). También se observó un menor gasto de energía en las personas con bajo nivel de estudios (p < 0,001). La distribución según el IMC no fue homogénea (p < 0,001): los individuos con peso bajo y especialmente los que tenían sobrepeso de grado II y obesidad registraron menor consumo de energía en actividades de tiempo libre. No se observaron diferencias respecto a la actividad física laboral. Según la intensidad se observó un mayor gasto de MET-h/semana en actividades ligeras que en moderadas o vigorosas (tabla 2). El 41,2% corresponde a actividades ligeras; el 32,5%, a moderadas, y el 26,3%, a vigorosas. En comparación con las mujeres, los varones llevaron a cabo más actividades moderadas y vigorosas (p < 0,001). Además, para las actividades ligeras se observó un incremento gradual del gasto medio al aumentar la edad, y pasó de 5,2 MET-h/semana en los más jóvenes a 13 MET-h/semana en los de más edad. Sin embargo, esta tendencia se invirtió en las actividades físicas moderadas y vigorosas, en las que el mayor consumo de energía se produjo en los más jóvenes. Similar distribución se observó según nivel educativo, pues se incrementó el gasto metabólico en actividades ligeras en las personas con menor nivel de estudios, mientras que el peso de las actividades moderadas y vigorosas fue superior en los de mayor educación (p < 0,001). Además, los obesos consumieron más energía en actividades ligeras (p < 0,005), pero menos en moderadas y vigorosas (p < 0,001). Las personas activas en el trabajo pero de intensidad baja fueron las de mayor consumo de MET-h/semana en actividades ligeras de tiempo libre (p < 0,001), mientras que los activos de intensidad alta en el trabajo fueron los que más MET-h/semana gastaron en actividades moderadas y los que menos en actividades vigorosas en tiempo libre (p < 0,001) (tabla 2). En la tabla 3 se describe la distribución de los participantes en el estudio según el cumplimiento de las recomendaciones. En general, el 20,4% no realizó ningún tipo de actividad en tiempo libre, la mayoría (50,8%) realizó actividad física en tiempo libre pero sin llegar a cumplir las recomendaciones y el 28,8% alcanzó los niveles propuestos. Los varones fueron más activos que las mujeres y la prevalencia de adecuación a las recomendaciones fue del 37,1% en la población masculina, frente al 21,1% en la femenina (p < 0,001). Aunque se observaron diferencias estadísticamente significativas en todas las variables estudiadas, la distribución tendió a ser más homogénea en los activos que no alcanzaron a cumplir las recomendaciones que en los que sí las cumplieron. Respecto a los más jóvenes, a medida que aumentó la edad las OR de prevalencia se redujeron de forma gradual y estadísticamente significativa hasta los 60-64 años, grupo en el que se observó OR = 0,20 (IC del 95%, 0,15-0,25). Las personas con mayor nivel de estudios tuvieron mayor probabilidad de cumplir las recomendaciones, con diferencias estadísticamente significativas. Respecto a las personas de peso normal, los individuos con sobrepeso de tipo II y en mayor medida con obesidad cumplieron con menor frecuencia las recomendaciones (obesos, OR = 0,49; IC del 95%, 0,40-0,61). Finalmente, sólo se obtuvieron diferencias estadísticamente significativas en las personas que realizaron actividades de baja intensidad respecto a las sedentarias (OR = 1,21; IC del 95%, 1,10-1,34). DISCUSIÓN Los principales resultados del estudio describen que la mayoría de los adultos de Madrid realizan AFTL, aunque en un grado insuficiente, ya que sólo 1/4 individuos realiza actividad física según las recomendaciones de ACSM/AHA. Este cumplimiento es más bajo en mujeres, al aumentar la edad y en las personas de bajo nivel de estudios y con gran sobrepeso y obesidad. Los promedios de MET-h/semana (mediana, 10,5; media, 17,3) equivaldrían aproximadamente, para una persona de 60 kg, a un gasto semanal de 630 o 1.038 kcal, respectivamente. Es difícil comparar la cantidad de actividad física en MET entre diferentes estudios, por las diferencias metodológicas en su cálculo: la inclusión de diferentes actividades, la aplicación de diversas medidas de cuantificación de equivalentes metabólicos, el uso de la frecuencia habitual o los recuerdos de cierto periodo. Teniendo en cuenta estas limitaciones, la mediana de MET-h/semana y el intervalo intercuartílico son muy parecidos a los datos estimados para España (8) en un estudio europeo realizado con una metodología similar a finales de la década de los noventa 21, Estos valores también son parecidos a los de muchos otros países del sur de Europa, pero considerablemente inferiores a la prevalencia de AFTL observada en regiones del centro y el norte de Europa 21, Una de cada 5 personas no realizaba ninguna AFTL, cifra similar a la de Cataluña en 2002 (21,7%) 22, La mayoría de los individuos activos realizan actividades de baja o moderada intensidad, y es más infrecuente la realización de actividades vigorosas, al igual que lo observado en estudios previos en España 23, Alrededor de 3/4 personas no cumplen las recomendaciones. Los varones son más activos en tiempo libre que las mujeres, tanto por la adecuación a las recomendaciones como por el consumo de MET-h/semana totales. Estos resultados concuerdan con los de estudios de otros lugares 21,24-28, Además, las diferencias entre varones y mujeres se acentúan cuanto mayor es la intensidad de la actividad física realizada, y es máxima para actividades vigorosas, en las que los varones duplican los valores observados en las mujeres 23,29, El menor grado de cumplimiento de la AFTL recomendada al aumentar la edad coincide con los resultados de otros estudios. Aunque hay variaciones en la forma de la relación según la definición empleada 30,31, en muchos estudios se observa una relación lineal, especialmente cuando se seleccionan actividades moderadas o intensas 25,26,29,32, En nuestro estudio, al incluir actividades de ligera intensidad el consumo total de MET-h/semana se incrementa y se pierde la linealidad de la relación. Este incremento de la actividad en tiempo libre a expensas de actividades de baja intensidad también ha sido puesto de manifiesto por Evenson et al 33 al comparar población retirada laboralmente con población activa de la misma edad, probablemente por mayor disponibilidad de tiempo o una perspectiva de salud a largo plazo. Slingerland et al 34 llegan a similares conclusiones en el estudio GLOBE. En cuanto al nivel de estudios, nuestros resultados indican una asociación positiva lineal, y se cumple más frecuentemente la recomendación de AFTL al aumentar el nivel de estudios. Esta relación concuerda con la literatura 25,26,32,35, Aunque no se conoce bien los factores que subyacen a esta relación, se han descrito determinantes relacionados con factores psicosociales, familiares (número de niños en la casa), materiales, coexistencia de enfermedades o baja salud percibida 36,37, La relación entre la actividad física y la obesidad es compleja debido al problema de bidireccionalidad, ya que no están claramente definidos los mecanismos que expliquen si la falta de actividad física es causa o consecuencia del sobrepeso y la obesidad. Dado que se trata de un estudio transversal no podemos determinar la naturaleza de la asociación. En cualquier caso, está bien establecida su relación inversa con la obesidad 29,31,32,38, Respecto al sobrepeso, algunos autores muestran asociaciones positivas 29,32,38, pero otros no 31, Ello puede deberse a que, como ocurre en nuestro estudio, en el sobrepeso de grado I la relación es de pequeña magnitud, mientras que se eleva en las personas con sobrepeso de grado II y tiende a diluirse cuando se unen ambos grupos. Respecto a la actividad física laboral, no hemos encontrado asociaciones con el mayor cumplimiento de las recomendaciones de AFTL, excepto un seguimiento ligeramente mayor en las personas con actividades de baja intensidad. Algunos estudios han relacionado una menor actividad en tiempo libre en personas con mayor gasto de energía en el trabajo 39 o con ocupaciones que requieren trabajos manuales 32,40, En un estudio conjunto en Estonia, Letonia y Lituania 41, se encontraron resultados discordantes entre los países participantes: en Estonia, las personas sedentarias en el trabajo también eran más sedentarias en el tiempo libre, mientras que en los otros dos países ocurría lo contrario. Conviene mencionar algunas consideraciones metodológicas que afectan a la interpretación de los resultados. Primero, la información declarada por los sujetos a través de cuestionarios, como es el caso del SIVFRENT, tiene limitaciones conocidas de validez y fiabilidad de las estimaciones. Los factores que afectan a esta falta de exactitud están relacionados con el sesgo de recuerdo, la exageración en la cantidad de actividad o la falta de representatividad del periodo seleccionado 5,42, En nuestro cuestionario, teniendo en cuenta la definición de AFTL, no se han incluido sistemáticamente actividades de la vida diaria, especialmente las tareas del hogar o los desplazamientos, que no suelen alcanzar el umbral de intensidad de 3 MET 17, Por otro lado, actividades como subir escaleras y los desplazamientos al lugar del trabajo en gran parte de las ocasiones no suelen requerir más de 10 min. Sin embargo, si estas u otras actividades estuvieran estructuradas por el entrevistado como de tiempo libre (bricolaje, reparaciones, actividades de huerto, etc.), sí estarían incluidas en nuestro estudio. Otra dificultad a la hora de valorar la prevalencia de adecuación a las recomendaciones es que éstas incorporan la dimensión de regularidad, es decir, que las actividades moderadas o intensas duren como mínimo 10 min y se acumulen 30 o 20 min respectivamente (30 si es combinación de ambas) durante el día. Sin embargo, en la mayoría de los recuerdos de un periodo no se registra el día de la actividad, sino la frecuencia para todo el periodo, y se promedia si supera los 150 min para actividades moderadas (bien de forma aislada, bien combinadas con vigorosas) o 60 min/semana de vigorosas, siempre que las sesiones sean como mínimo de 10 min. Ello sobrestima el cumplimiento de las recomendaciones si se compara con indicadores que incluyan además la regularidad (lo que obliga a registrar la información con control del día de realización de las actividades). En un estudio en Estados Unidos en el que se compara con las recomendaciones de los CDC/ACSM la prevalencia de realizar actividades de 3 o más MET 30 min cada vez 5 días a la semana fue del 22,7%, y se incrementaba al 38,4% si sólo se tenía en cuenta el tiempo total semanal de 150 min 43, Por último, este estudio se basa en una amplia muestra representativa de la población adulta de Madrid. Además, las entrevistas se han realizado todo el año para controlar la variabilidad debida a la estacionalidad. También la estimación de MET del cuestionario utilizado en este estudio ha mostrado una aceptable reproducibilidad (coeficiente de correlación intraclase = 0,65) 44, CONCLUSIONES La mayoría de los adultos de Madrid no siguen la recomendación de AFTL, lo que constituye un importante problema de salud pública. Además, su distribución está condicionada por factores sociodemográficos y antropométricos, y las mujeres, las personas de más edad, con bajo nivel de estudios y con sobrepeso u obesidad son quienes más frecuentemente no siguen la recomendación, mientras que las personas con ocupaciones que requieren baja intensidad física tienen más adherencia. ABREVIATURAS ACSM: American College of Sports Medicine. AFTL: actividad física en tiempo libre. AHA: American Heart Association. CDC: Centers for Disease Control and Prevention. IC: intervalo de confianza. IMC: índice de masa corporal. MET: equivalente metabólico. OMS: Organización Mundial de la Salud. OR: odds ratio. : Actividad física de tiempo libre en un país mediterráneo del sur de Europa: adherencia a las recomendaciones y factores asociados | Revista Española de Cardiología

See also:  Para Que Sirve La Recreacion Al Ser Humano?

¿Por qué es importante el tiempo libre para los estudiantes?

El tiempo libre les da a los estudiantes la oportunidad de jugar y experimentar. Les da un descanso de sus presiones diarias y les permite incorporar lo que aprendieron en sus actividades diarias y conexiones sociales. Usar el tiempo libre como una herramienta educativa puede parecer un poco contrario a la intuición.

¿Qué pasa si no tenemos tiempo libre?

Cual Es La Importancia Del Tiempo Libre En La Recreacion Padecer menos estrés – Si no gestionamos nuestro tiempo, es fácil que acabemos sintiéndonos agobiados, presionados, dispersos y con falta de concentración. Cuando eso sucede, puede ser difícil determinar cuánto tardaremos en completar una tarea. Una vez que apr endemos a administrar nuestro tiempo, los niveles de estrés y ansiedad disminuyen de forma significativa en el trabajo y nos sentimos con más energía para abordar nuestras tareas diarias.

¿Por qué es importante el tiempo libre para los estudiantes?

El tiempo libre les da a los estudiantes la oportunidad de jugar y experimentar. Les da un descanso de sus presiones diarias y les permite incorporar lo que aprendieron en sus actividades diarias y conexiones sociales. Usar el tiempo libre como una herramienta educativa puede parecer un poco contrario a la intuición.

¿Qué tan importante crees que es tener tiempo libre los fines de semana?

P. ¿Qué tan importante crees que es tener tiempo libre los fines de semana? Respuesta: Es absolutamente importante tener tiempo libre durante los fines de semana ya que nos ayuda a recuperarnos del cansancio de nuestros trabajos durante la semana y prepararnos para enfrentar los desafíos de la próxima semana.