Como Entran Los Linfocitos A Los Ganglios?

Como Entran Los Linfocitos A Los Ganglios
La linfa (líquido claro) y los linfocitos se desplazan a través de los vasos linfáticos hasta los ganglios linfáticos, donde los linfocitos destruyen las sustancias dañinas. La linfa entra en la sangre a través de una vena grande cerca del corazón.

¿Cómo se activa la función inmunitaria de los ganglios linfáticos?

Es una red de órganos, ganglios linfáticos, conductos y vasos linfáticos que producen y transportan linfa desde los tejidos hasta el torrente sanguíneo. El sistema linfático es una parte principal del sistema inmunitario del cuerpo. La linfa es un líquido entre transparente y blanquecino compuesto de:

Glóbulos blancos, especialmente linfocitos, las células que atacan a las bacterias en la sangre y tejidos corporalesLíquido proveniente de los intestinos, llamado quilo, que contiene proteínas y grasas

Los ganglios linfáticos son estructuras pequeñas, suaves y redondas o en forma de fríjol. Por lo general no se pueden ver ni sentir fácilmente. Se localizan en racimos en diversas partes del cuerpo como:

El cuelloLas axilasLa ingleEl interior del centro del tórax y el abdomen

Los ganglios linfáticos almacenan principalmente células inmunitarias que ayudan al cuerpo a combatir las infecciones pero también son lugares donde se pueden producir estas células. Ellos también filtran el líquido linfático y eliminan material extraño, como bacterias y células cancerosas.

Las amígdalasLas adenoidesEl bazoEl timo

Ball JW, Dains JE, Flynn JA, Solomon BS, Stewart RW. Lymphatic system. In: Ball JW, Dains JE, Flynn JA, Solomon BS, Stewart RW, eds. Seidel’s Guide to Physical Examination,10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2023:chap 10. Hall JE, Hall ME. The microcirculation and lymphatic system: capillary fluid exchange, interstitial fluid, and lymph flow.

  1. In: Hall JE, Hall ME, eds.
  2. Guyton and Hall Textbook of Medical Physiology,14th ed.
  3. Philadelphia, PA: Elsevier; 2021:chap 16.
  4. Versión en inglés revisada por: Linda J.
  5. Vorvick, MD, Clinical Professor, Department of Family Medicine, UW Medicine, School of Medicine, University of Washington, Seattle, WA.
  6. Also reviewed by David C.

Dugdale, MD, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team. Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

¿Cómo ingresan a la circulación sanguínea los linfocitos T B que abandonan los ganglios linfáticos por los vasos linfáticos eferentes?

3.2.2 Sitios de desarrollo de linfocitos B: médula ósea (mamíferos) y bolsa de Fabricio (aves). – La Bolsa ( bursa ) de Fabricio es una porción especial dorsal de la cloaca, con una estructura a base de corteza y médula. La médula ósea en los adultos de los mamíferos es un equivalente “disperso” de la Bolsa de Fabricio. Los linfocitos maduros vírgenes que salen de los órganos linfoides primarios emigran a los órganos y tejidos linfoides periféricos:

  1. Capsulados: en ellos se produce la secreción de Ac que se distribuirán por la circulación; también se dan respuestas celulares locales.
    1. ganglios (recogen Ag de la piel y de superficies internas)
    2. bazo (recoge Ag de la sangre)
  2. Órganos no capsulados asociados a mucosas (MALT): protegen del Ag que entre directamente a través de mucosas (gastrointestinal, respiratoria, genitourinaria). Su respuesta es la secreción de inmunoglobulina A secretoria (sIgA), que recubrirá la superficie mucosal (epitelial).
  3. .Acúmulos más o menos difusos (no capsulados), dispersos por casi todo el cuerpo.

El componente fluido de la sangre (plasma) se extravasa desde los capilares a los tejidos, generando el líquido intersticial. Parte de éste retorna a la sangre a través de las membranas capilares, pero el resto, llamado linfa, fluye desde los tejidos conectivos a una red de finos capilares linfáticos abiertos, y de allí va pasando a vasos cada vez mayores (vasos linfáticos).

Finalmente, la linfa llega al mayor vaso linfático, denominado conducto torácico, que descarga a circulación sanguínea a nivel de la subclavia izquierda (cerca del corazón). De este modo se cumple una de las funciones del sistema de vasos linfáticos: capturar fluido procedente de los tejidos y reingresarlo en la sangre, asegurando niveles estables de fluido en el sistema circulatorio.

El corazón no influye sobre la circulación de la linfa: ésta avanza en un solo sentido debido a los movimientos de los músculos del cuerpo y a la disposición unidireccional de las válvulas de los ganglios linfáticos. La otra función (y la que nos interesa aquí) del sistema linfático es capturar antígenos de los líquidos intersticiales de los tejidos y llevarlos a algunos de los órganos linfoides secundarios, donde quedarán retenidos para su interacción con las células del sistema inmune.

El antígeno queda retenido en alguno de los ganglios interpuestos a lo largo del sistema de vasos, pero en el caso de que “pase de largo” entrará en circulación sanguínea y tendrá la oportunidad de ser captado por el bazo.(A los ganglios y al bazo se les califica como órganos linfoides secundarios sistémicos).

Aparte de estos órganos sistémicos existen folículos linfoides difusos. Son agregados de células linfoides rodeados de capilares linfáticos que drenan al folículo. Existen miles de tales folículos dispersos por casi todos los órganos y tejidos, siendo especialmente abundantes a lo largo del tracto gastrointestinal, bronquios, tracto respiratorio superior y tracto genital.

Están intercalados en la red de vasos linfáticos, frecuentemente en la confluencia de ramificaciones de vasos.
Hay grupos de ganglios especialmente abundantes y estratégicamente situados en:

table>

cuello (ganglios cervicales) axilas (axilares) ingles (inguinales) mediastino cavidad abdominal

Estos ganglios drenan regiones superficiales (piel) y profundas del cuerpo (excepto el interior de la cavidad craneal). Son la primera estructura linfoide organizada que se encuentra un antígeno que proceda de los espacios tisulares, y están especialmente diseñados para retener antígeno, (bien sea solo o formando parte de inmunocomplejos) cuando la linfa percola por el interior de ellos, y para que interaccione con los linfocitos y otras células que van a iniciar la respuesta inmune específica.

Los ganglios humanos suelen medir entre 2 y 10 mm de diámetro, y tienen forma de judía, con una parte cóncava denominada hilio, a donde entra una arteria que se ramifica à arteriolas, à vénulas postcapilares à vena que sale por el hilio.
La linfa llega al ganglio por los varios vasos linfáticos aferentes, y sale por un único linfático eferente a la altura del hilio.
Histológicamente distinguimos varias zonas dentro del ganglio:

ol>

  1. corteza : es el área rica en células B (con macrófagos). En ella se pueden distinguir:
    1. folículos primarios, ricos en linfocitos B maduros en reposo
    2. folículos secundarios (que se forman a partir de los primarios tras la estimulación antigénica), con su manto y su centro germinal.
  2. Paracorteza : es el área rica en células T (donde además se localizan células dendríticas interdigitantes).
  3. Médula : con células B, T, células plasmáticas y abundantes macrófagos.
  4. Seno subcapsular, a donde van a parar los antígenos timo-independientes.
El antígeno llega solo o transportado por células de Langerhans o similares. En la paracorteza las células de Langerhans se convierten en células dendríticas interdigitantes, que procesan el Ag y lo presentan en sus MHC-II (abundantes en sus largos procesos membranosos) a los linfocitos, provocando la activación de las células T H, las cuales activan ya a algunas células B. Al cabo de 3 o 4 días, algunas células B se diferencian a células plasmáticas secretoras de IgM e IgG.

table>

Pero la mayor parte de las células B en trance de activación (y algunas células T) emigran a la corteza, a los folículos primarios. Allí se producen interacciones entre células dendríticas foliculares, macrófagos, células T H y células B, que hacen pasar al folículo a folículo secundario, con su centro germinal. Allí continúa la activación de las células B, que proliferan (centroblastos) y se diferencian en dos subclones:
See also:  Quien Descubrio Los Linfocitos?

ol>

  1. células B de memoria
  2. células plasmáticas secretoras de anticuerpos. Dichas células emigran a la médula, y las grandes cantidades de Ac secretados salen a la circulación linfática.

Tanto para la activación de las células B como para la generación de células de memoria, las células dendríticas foliculares (FDC) del centro germinal, con sus largos procesos de membrana que atrapan complejos Ag-Ac, poseen un papel esencial. En resumen:

La linfa llega vía linfáticos aferentes à seno subcapsular à va percolando lentamente (sentido corteza à paracorteza à médula), permitiendo la interacción del Ag con macrófagos y otras APCs (incluyendo las dendríticas foliculares, que atrapan complejos inmunes). En el centro germinal se produce la activación y proliferación y diferenciación de linfocitos B hasta:

ol>

  • células plasmáticas, que pasan a médula, produciendo Ac que salen por ellinfático eferente, para alcanzar finalmente la circulación sanguínea, que los distribuye a todo el organismo;
  • células B de memoria, que quedan en el folículo, sobre todo en la zona del manto.
  • La linfa sale por el único linfático eferente, enriquecida en Ac y en linfocitos (aumento de 50 veces en el número de estas células). Este incremento de linfocitos que salen no sólo ni principalmente se debe a la proliferación dentro del ganglio, sino que la mayoría son linfocitos que habían entrado previamente al ganglio desde la sangre a través de las vénulas postcapilares de endotelio alto (HEV).
    Durante la estimulación antigénica la mayor entrada de linfocitos a través de las HEV hace que los ganglios se hinchen (a veces de modo ostensible, en algunas infecciones).

    ol>

  • un tejido más denso alrededor de las arteriolas, llamado vaina o manguito linfoide periarteriolar (PALS), que constituye la zona T del bazo;
  • por fuera del PALS, una zona más difusa llamada zona marginal, rica en linfocitos B y con macrófagos. Aquí se encuentran folículos linfoides primarios y secundarios, parecidos a los vistos en el ganglio.
  • Es un órgano linfoide secundario grande (150 g en humanos adultos), de forma ovoide, situado en el cuadrante superior izquierdo del abdomen.
    Está especializado en capturar antígenos transportados por la sangre (p. ej., en las situaciones de infecciones sistémicas). La arteria esplénica se ramifica en numerosas arteriolas, que descargan a los sinusoides esplénicos; de allí arrancan las vénulas, que finalmente se unen en una sola vena esplénica que sale del órgano.
    Posee una cápsula de tejido conectivo, de la que salen hacia el interior numerosas trabéculas que delimitan compartimentos. En cada compartimento se distinguen dos tipos principales de tejidos: la pulpa blanca y la pulpa roja.
    La pulpa blanca está constituida por tejido linfoideo, repartido en:
    La pulpa roja es una red de sinusoides venosos que continen macrófagos residentes especializados (macrófagos de los senos esplénicos), que se encargan de destruir eritrocitos y plaquetas viejos (proceso de hematocatéresis).
    El bazo carece de vasos linfáticos. El Ag llega a través de la arteria esplénica, que entra al órgano por el hilio. La arteria se divide en arteriolas, que a su vez conducen a capilares, que se abren y vacían su contenido en la zona marginal de la pulpa blanca.
    En ausencia de estímulo, la zona marginal posee folículos linfoides primarios, parecidos a los de los ganglios, ricos en células B vírgenes.
    En la zona T del bazo (PALS) las células dendríticas interdigitantes captan y procesan el antígeno, presentándolo en sus MHC de clase II a los T H en reposo, activándolos. A su vez, los T H activados activan a las células B. Las B activadas, junto con algunos linfoctitos T migran a la zona marginal, convirtiendo los folículos linfoides primarios en folículos secundarios, con sus centros germinales poblados de centroblastos en multiplicación.
    El bazo recibe cada día más linfocitos que la suma de todos los de los ganglios linfáticos.

    La esplenectomía, sobre todo en la infancia, conlleva un mayor riesgo de bacteriemias, principalmente por Haemophilus influenzae, Neisseria meningitidis y Streptococcus pneumoniae, Las mucosas de los tractos digestivo, respiratorio y urogenital suponen una enorme superficie (unos 400 m 2 ) y constituyen posibles sitios de entrada de numerosos patógenos.

    1. Así pues no puede extrañar que la evolución haya desarrollado para ellos defensas inmunitarias especializadas.
    2. Desde el punto de vista histológico, estas consisten en tejidos que van desde acúmulos dispersos de linfocitos hasta estructuras organizadas, pero nunca rodeadas de cápsula.
    3. Por ello reciben el nombre de tejido linfoide asociado a mucosas (no capsulado), MALT.

    Este conjunto de tejidos reviste una grandísima importancia, habida cuenta de la gran superficie potencial que ha de defender frente a la entrada de patógenos. Otra idea de su relevancia la suministra el hecho de que las células plasmáticas de los tejidos MALT son más numerosas que la suma de las células plasmáticas de bazo, ganglios y médula ósea.

    1. amígdalas : linguales (en la base de la lengua), palatinas (en la parte posterior de la boca) y faríngeas o adenoides. Constan de nódulos linfoides no capsulados, con linfocitos, macrófagos, granulocitos y mastocitos. Las células B se organizan en numerosos folículos, incluyendo secundarios con sus centros germinales. Poseen un papel defensivo frente a patógenos que entran por los epitelios nasales y orales.
    2. Placas de Peyer del íleo: son 30 a 40 nódulos no capsulados en esta parte del intestino delgado.
    3. Apéndice, en el inicio del intestino grueso.
    Los más sencillos son simples acúmulos difusos de linfocitos, células plasmáticas y fagocitos, localizados en los pulmones y en la pared intestinal.
    Folículos linfoides aislados.
    Folículos linfoides que forman grupos más o menos densos :

    Los tejidos MALT mejor estudiados son los asociados con el tracto gastrointestinal. A grandes rasgos encontramos células linfoides en tres partes:

    1. En el mismo epitelio existen linfocitos intraepiteliales (IEL), que en una buena proporción (incluso mayoritaria) son fenotípicamente TCR-1 ( gd ) y CD8 +, Se trata de un tipo de linfocitos con poca diversidad antigénica, pero adaptados frente a ciertos patógenos que frecuentemente pueden intentar la entrada por este epitelio.
    2. En la lámina propia de todo el intestino se localizan miles de folículos linfoides, donde encontramos linfocitos T H con TCR-2 ( ab ), células B, células plasmáticas secretoras de sIgA y macrófagos.
    3. Más abajo, ya en la capa submucosa, encontramos las Placas de Peyer del intestino delgado, especie de nódulos, cada uno compuesto de unos 30 a 40 folículos linfoides.

    En algunos de estos casos (tracto respiratorio, digestivo y urogenital) el epitelio respectivo está especializado en transportar antígenos desde la luz del conducto al tejido linfoide subyacente. Como ejemplo, veamos cómo funciona un acúmulo de este tipo ligado al intestino delgado:

    1. En el intestino delgado, el Ag entra a través de unas células epiteliales especializadas, denominadas células M, que tienen una membrana muy invaginada (ribete en cepillo) hacia la luz intestinal y una concavidad (llamada bolsillo basolateral) que alberga varios linfocitos B, T y macrófagos. Estas células M se sitúan en los llamados sitios inductivos: cortas regiones de la membrana mucosa emplazadas sobre folículos linfoides.
    2. Los Ag endocitados por la célula M son transportados al bolsillo basolateral. Como la célula M es rica en MHC-II, probablemente el Ag llega procesado al bolsillo, para ser presentado a alguno de los linfocitos T H,
    3. Posteriormente se estimulan los linfocitos B del folículo subyacente al sitio inductivo. Algunos de estos linfocitos B sensibilizados viajan por la linfa, atraviesan los ganglios linfáticos mesentéricos, pasan por el conducto torácico a la sangre; desde la circulación sanguínea regresan por capilares a la lámina propia del intestino, donde se distribuyen de modo difuso pero extenso, y se diferencian a células plasmáticas especializadas en secretar sIgA, que atraviesa la capa de células epiteliales y recubre la zona apical que da a la luz intestinal. Allí, la sIgA puede interaccionar con el Ag que dio origen a la respuesta. El resto de los linfocitos B activados se diferencia in situ y las células plasmáticas liberan la IgA en la misma zona.
    See also:  Linfocitos Altos En Gatos Que Significa?

    Algunos patógenos (como algunas cepas de Salmonella, Vibrio cholerae y el virus de la polio) pueden “aprovecharse” de la misma célula M para atravesar el epitelio intestinal. Aparte del papel de la piel como barrera inespecífica frente a los patógenos, desempeña un papel también como “órgano” del sistema inmune:

    1. Células de Langerhans
    2. : se trata de un tipo de célula dendrítica, dispersa entre las células epiteliales de la epidermis. Captan antígenos por endocitosis o fagocitosis, y tras ello emigran como célula “a vela” por los linfáticos, hasta que al llegar a la paracorteza de los ganglios regionales se diferencian en células dendríticas interdigitantes, con altos niveles de moléculas de clase II del MHC. Allí funcionan como potentes presentadoras de antígeno procesado a los linfocitos T H vírgenes, a los que activan.

    3. Linfocitos intraepidérmicos
    4. , parecidos, que al igual que los IEL del MALT son en buena proporción de tipo gd, e igualmente especializados en determinados patógenos que pueden entrar por la piel.

    5. Los queratinocitos (la célula epitelial de la epidermis) pueden, llegado el caso, secretar citoquinas, con un papel en la inducción de una reacción inflamatoria local.
    6. Dispersos en la dermis se pueden encontrar macrófagos y células B y T activadas o de memoria.

    Aunque durante mucho tiempo pasó casi desapercibida en este papel, la médula ósea es importante para la producción de anticuerpos durante la respuesta secundaria humoral. Durante esta respuesta, los órganos secundarios “clásicos” responden rápidamente, pero durante poco tiempo. Se conocen como áreas inmunológicamente privilegiadas aquellas en las que normalmente no existe respuesta inmune: cerebro, testículos y cámara anterior del ojo. Están protegidas por fuertes barreras entre sangre y tejido (p. ej., la barrera hematoencefálica) y bajas permeabilidades o sistemas específicos de transporte. Una vez que los linfocitos llegan a un órgano linfoide periférico, no se quedan allí permanentemente, sino que se mueven de un órgano linfoide a otro a través de la sangre y de la linfa. Existe, pues, un tráfico linfocitario entre tejidos, sistema linfático y sangre.

    1. Cada hora del 1 al 2% del “pool” de linfocitos recircula por el circuito.
    2. Ello supone que aumentan las probabilidades de que las células específicas para cada Ag puedan entrar en contacto con éste en los órganos periféricos.
    3. Cuando entra un antígeno, los linfocitos específicos “desaparecen” de circulación sanguínea antes de 24 horas: esto es lo que se llama “atrapamiento”, porque estos linfocitos han sido reclutados a los órganos linfoides secundarios, donde hacen contacto con el Ag presentado y procesado por APC.

    Al cabo de unas 80 horas, tras su proliferación, los linfocitos abandonan el órgano linfoide. En el caso de los linfocitos B, al llegar al tejido donde se produjo la entrada del Ag se diferencian a células plasmáticas productoras de Ac. El endotelio vascular como “portero” de leucocitos: El endotelio vascular regula el paso a tejidos de moléculas y leucocitos.

    Para que éstos pasen desde la sangre al tejido inflamatorio o al órgano linfoide, deben de atravesar la línea de células endoteliales. Para ello deben adherirse a estas células y luego pasar entre ellas (un proceso llamado extravasación). Esto lo consiguen por medio de contactos específicos entre el leucocito y la célula endotelial, a través de moléculas de adhesión celular (CAM).

    Existen tres familias de CAM:

    1. de la superfamilia de las Ig: ICAM-1, ICAM-2, VCAM-1
    2. de la familia de la integrina (subfamilia con cadenas tipo b 2 ): VLA-4, LFA-1
    3. de la familia de las selectinas: L-selectina, E-selectina, P-selectina.

    Como veremos, en la inflamación se producen factores que activan a las células endoteliales normales, que producen selectinas E y P, y que inician la extravasación de granulocitos neutrófilos (véase tema 17). En cambio, los linfocitos en reposo tienen la capacidad de extravasarse desde circulación a ganglios y MALT a través de las vénulas de endotelio alto (HEV).

    Los animales de experimentación libres de gérmenes carecen de vénulas de endotelio alto.
    Si cortamos el vaso aferente de un ganglio linfático, se evita la entrada de antígenos. Al cabo de un tiempo, desaparece el HEV.

    Las células del HEV poseen moléculas de adhesión celular de las citadas antes, pero además cuentan con diriginas vasculares ( VA=vascular addressins ). Son específicas de cada tejido linfoide y sirven para dirigir la extravasación de linfocitos de distintas subpoblaciones.

    1. A su vez, los linfocitos en reposo reconocen las HEV por medio de sus receptores de alojamiento ( homing ).
    2. Ello hace que cada subpoblación de linfocitos se dirija a órganos linfoides secundarios concretos (p. ej.
    3. Selectina-L).
    4. Además, los linfocitos vírgenes expresan receptores de alojamiento diferentes de los linfocitos de memoria y efectores.

    Los linfocitos T activados van a parar preferentemente a los sitios inflamatorios de los tejidos (sitios terciarios): dejan de producir selectina-L (receptor de alojamiento), por lo que ya no tienden a pasar por el HEV. En cambio, aumentan sus niveles de receptores de unión a moléculas de superficie del endotelio inflamado. Copyright © 1999 Enrique Iáñez Pareja. Prohibida la reproducción con fines comerciales.

    : CURSO DE INMUNOLOGÍA BÁSICA: 3. Órganos y tejidos del sistema inmune

    ¿Cuál es la primera línea de defensa en sistema linfático?

    Fagocitos: Macrófagos y Neutrófilos – Un fagocito es una célula que es capaz de rodear y engullir una partícula o célula, un proceso llamado fagocitosis, Los fagocitos del sistema inmune engullen otras partículas o células, ya sea para limpiar un área de escombros, células viejas, o para matar organismos patógenos como bacterias.

    Los macrófagos, neutrófilos y células dendríticas son los principales fagocitos del sistema inmune y son la defensa inmunológica de primera línea del cuerpo de acción rápida contra organismos que han violado las defensas de barrera y han ingresado al organismo. Los macrófagos no solo participan en respuestas inmunes innatas sino que también han evolucionado para cooperar con los linfocitos como parte de la respuesta inmune adaptativa.

    Los macrófagos existen en muchos tejidos del cuerpo, ya sea vagando libremente a través de los tejidos conectivos o fijados a fibras reticulares dentro de tejidos específicos como los ganglios linfáticos. Cuando los patógenos violan las defensas de barrera del organismo, los macrófagos son la primera línea de defensa.

    Un neutrófilo es una célula fagocítica que es atraída a través de la quimiotaxis desde el torrente sanguíneo hacia los tejidos infectados. contiene gránulos citoplásmicos, que a su vez contienen una variedad de mediadores vasoactivos como la histamina. Mientras que los macrófagos actúan como centinelas, siempre en guardia contra la infección, los neutrófilos pueden ser considerados como refuerzos militares que son llamados a una batalla para acelerar la destrucción del enemigo.

    Un monocito es una célula precursora circulante que se diferencia en una célula macrófaga o dendrítica, que puede ser atraída rápidamente a áreas de infección por moléculas señal de inflamación.

    ¿Quién transporta la linfa fuera del ganglio linfático?

    Vasos linfáticos : Son los vasos que transportan la linfa por todo el cuerpo, y son distintos a los vasos sanguíneos.

    See also:  Qu Son Los Linfocitos T?

    ¿Cómo circula la sangre y la linfa en el ganglio linfático?

    Resúmenes – El sistema linfático es un sistema complejo de drenaje y transporte de líquido; es una respuesta inmunológica y un mecanismo de resistencia a las enfermedades. El líquido que se expulsa del torrente sanguíneo durante la circulación normal se filtra a través de los ganglios linfáticos para eliminar las bacterias, las células anormales y otras sustancias.

    ¿Cuáles son las 4 funciones del sistema linfático?

    El sistema linfático El sistema linfático, además del aparato circulatorio, es otro tipo de circulación que tenemos en el cuerpo. Al igual que el aparato circulatorio, el sistema linfático transporta sustancias por el organismo. Sin embargo, este último no es un sistema cerrado, sino que tiene su inicio en los tejidos corporales.

    Por lo tanto el recorrido que realiza empieza en los tejidos, luego se transporta por los vasos linfáticos y finaliza en la sangre, realizando así un recorrido unidireccional, Como hemos dicho antes, la función principal del sistema linfático es la de transportar un líquido llamado linfa que proviene de la sangre y que tiene un composición muy similar a la misma.

    Este sistema constituye, por lo tanto, la segunda red de transporte de líquidos corporales, El sistema linfático cumple cuatro funciones básicas:

    Mantiene el equilibrio osmolar. Contribuye a formar y activar el, Recolecta el quilo (producto que tiene un elevado contenido en grasa) a partir del contenido intestinal. Controla la concentración de proteínas en el intersticio, el volumen del líquido intersticial y su presión.

    El sistema linfático está formado por la linfa, los vasos linfáticos, los ganglios linfáticos y los órganos linfáticos (primarios y secundarios).

    ¿Dónde se inicia el sistema linfático?

    Capilares linfáticos – Los capilares linfáticos son los vasos linfáticos más pequeños del sistema. Estos recogen el líquido intersticial proveniente de los tejidos y se organizan en redes denominadas plexos linfáticos, Los plexos convergen para formar vasos linfáticos más grandes que transportan la linfa desde los tejidos hasta el torrente sanguíneo.

    ¿Qué contiene el ganglio?

    Estructura y función de un ganglio – Los ganglios poseen una estructura ovalada y contienen cuerpos o somas neuronales, células satélite (un tipo de célula glial ) y una capa de tejido conectivo, Los ganglios sensitivos y autónomos son histológicamente similares, sin embargo los ganglios autónomos contienen neuronas multipolares y los sensitivos neuronas unipolares o pseudounipolares.

    ¿Qué contiene un ganglio?

    Los ganglios linfáticos y su función – Los vasos linfáticos envían la linfa a través de todo el cuerpo mediante los ganglios linfáticos. Los ganglios linfáticos son pequeñas estructuras que funcionan como filtros que recolectan sustancias ajenas al cuerpo, tal como infecciones y células cancerosas.

    Los ganglios contienen células inmunes que ayuda a combatir las infecciones al atacar y destruir a los gérmenes que están siendo transportados a través del líquido linfático. Los ganglios linfáticos se localizan en muchas partes del cuerpo, incluyendo cuello, axilas, pecho, abdomen (vientre) e ingles.

    Los ganglios contienen células inmunes que ayuda a combatir las infecciones al atacar y destruir a los gérmenes que están siendo transportados a través del líquido linfático. Existen cientos de ganglios linfáticos a través de todo el cuerpo. Cada ganglio linfático filtra el fluido y las sustancias recolectados y transportados por los vasos linfáticos.

    El fluido linfático de los dedos, por ejemplo, es llevado hacia la región del pecho para juntarse con el fluido linfático recolectado del resto del brazo. Puede que dicho líquido sea filtrado a través de los ganglios linfáticos en el codo por los que pasará en su trayecto, o que esto suceda en los ganglios ubicados en el área axilar.

    El fluido proveniente de la cabeza, el cuero cabelludo y el rostro fluye través de los ganglios linfáticos ubicados en la región del cuello. Algunos ganglios linfáticos se encuentren de forma profunda en ciertas partes del cuerpo, tal como aquellos entre los pulmones o los de alrededor del intestino con el fin de filtrar el líquido linfático de estas áreas.

    ¿Qué tipo de linfocito es el más abundante en el folículo primario del ganglio linfático?

    Histología y citología del ganglio linfático Los ganglios linfáticos son nódulos de tejido linfoide situados a lo largo de los canales linfáticos por todo el cuerpo. Cada ganglio está rodeado por una cápsula fibrosa perforado por linfáticos aferentes que vacían la linfa en los senos subcapsulares.

    La linfa que llega a los senos subcapsulares se filtra a través de la corteza y de la médula y sale a través de un vaso linfático eferente situado en el hilio del ganglio linfático. Además cada ganglio tiene un aporte vascular con vasos aferentes y eferentes. El ganglio consta de una corteza y una médula.

    La corteza contiene a los folículos, algunos de los cuales presentan centros claros germinales, y a las zonas parafoliculares o zonas T. Los folículos sin centros germinales son los folículos primarios y los que los tienen son los secundarios. Los folículos son áreas ricas en linfocitos B.

    • Los folículos primarios contienen de forma predominante linfocitos B maduros en reposo que, no han sido estimulados recientemente por antígenos.
    • Los centros germinales, que aparecen en respuesta a la estimulación por antígenos proteicos dependientes de células T cooperadoras, contienen numerosos linfocitos B estimulados y dan lugar a anticuerpos con una alta afinidad por el antígeno.

    Las células dendríticas foliculares localizadas en el centro germinal son las que muestran los antígenos sobre su superficie y activan de forma selectiva a las células B. Las células plasmáticas completamente desarrolladas, pueden emigrar fuera de los ganglios linfáticos a otros tejidos.

    El centro germinal posee varios tipos celulares; centrocitos, centroblastos, células reticulares y macrófagos. Los centrocitos son mayores que los linfocitos pequeños, el citoplasma es abundante, el núcleo es mayor, más indentado y de cromatina más laxa. El nucléolo es visible, pero poco prominente. Los centroblastos son aún mayores, de citoplasma basófilo, núcleo redondeado, cromatina finamente granular y múltiples nucléolos de mediano o pequeño tamaño de localización central o marginal.

    Las células reticulares dendríticas son elementos fusiformes y estrellados que forman una trama en la que se suspenden las células centrofoliculares. Los macrófagos son elementos histiocitarios fagocíticos que contienen restos celulares. Son muy característicos de los centros germinales a los que proporcionan un aspecto de cielo estrellado.

    De forma ocasional podremos identificar en los centros germinales linfocitos maduros, células plasmáticas e inmunoblastos, La zona medular contiene linfocitos, histiocitos mononucleares entre los sinusoides linfáticos y vasculares, así como inmunoblastos en escasa proporción y abundantes células plasmáticas.

    En la médula o cordones medulares es donde se forman las células plasmáticas bien directamente o a partir de precursores de los centros germinales. Por último describiremos la zona paracortical. En esta zona identificaremos los linfocitos T que se localizan entre los folículos.

    • La mayor parte corresponden a linfocitos T cooperadores (CD4+), entremezclados con células (CD8+ supresores), relativamente escasos.
    • Las células reticulares dendríticas identificadas en la zona paracortical presentan los antígenos a los linfocitos T.
    • Estas células dendríticas son grandes con núcleo grande y atípico con pliegues y hendiduras prominentes.

    La cromatina es fina y el nucléolo es poco visible. El citoplasma es abundante, claro y de bordes mal definidos. Por último, a este nivel, identificaremos las llamadas vénulas epiteliodes o postcapilares, se trata de vasos tapizados por células endoteliales prominentes de núcleo grande redondeado con nucléolo pequeño visible.